Las multas por “pasar” de la protección de datos

Antes de la entrada en vigor del reglamento europeo muchas empresas hacían caso omiso a la protección de datos pues podían permitirse saltársela y pagar unas multas irrisorias por ello. Esto cambia.

Responsabilidad proactiva en el tratamiento de datos

Activamente, cada responsable deberá comprobar no sólo que el procedimiento para recabar los datos personales es el adecuado, sino que también deberá tener constancia de que se han analizado los posibles riesgos que conlleva el tratamiento y se ha determinado la seguridad necesaria que se deberá implantar para el correcto tratamiento de cada uno de esos datos.

La obligación de informar a los usuarios del tratamiento de sus datos

En base al principio de transparencia encuadrado en el RGPD como uno de los principios relativos al tratamiento, a la hora de acceder a cualquier dato de carácter personal habrá que informar al interesado, entre otras cosas, de que se están utilizando sus datos, quién lo está haciendo, con qué fin y durante cuanto tiempo.

¿Qué normativa hay que tener en cuenta cuando se habla de protección de datos?

Con la entrada en vigor del reglamento europeo de protección de datos y de la nueva ley orgánica española de protección de datos, estaría cubierta gran parte de la normativa vigente en materia de protección de datos, pero no sería suficiente para englobarla toda.

Los datos personales como derecho fundamental en la Constitución Española

Resulta cuanto menos necesario buscar una garantía a los derechos de los ciudadanos y un control sobre sus datos. Es entonces cuando surge el derecho fundamental a la protección de los datos personales el cual les da la facultad de controlar sus datos personales y les permite disponer de ellos y decidir sobre los mismos.